POR EL PASO DE UN AÑO A OTRO

ROSARIO HERRERA GUIDO

En compañía de Borges
con tren de andar titubeante
mana el misterio del tiempo
y la certeza de la finitud humana
colmados de nostalgia y esperanza.

No hay instante que no se cumpla
cual acto poético
sobre el abismo de un tic-tac
que sustituye un número por otro
cual metáfora de la muerte
que al instante anuncia vida.

El molinete de la Vía Láctea
más que un fin de año
parece presagiar tormenta
convocada por las Trumpetas
de Thanatos disfrazado de Salvador.

La noche expectante

aguarda los diáfanos retintines
entre racimos de uvas
clementes designios y nobles abrazos
para confirmarnos que el prodigio de ser y no ser
pende de la virtud de resistir a las miserias del poder
y permanecer en la lucha
y la memoria colectivas.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*