KUTSI

                                   

                                 Argéntea voz

                       que en errantes

                  noches 

             habitas

          ¡Tócame!

       ¡Hiéreme! 

     el corazón, 

   los párpados,

  la infante

 madrugada

 que eleva

 su cálido

 silbido

  de elegía

   Para 

    despertar

      cayendo

        a la perpetua

          marejada de sol,

             donde jamás

                  se volverá

                        a posar

                             la primigenia    

                                               vista        

 

                                                    MÁXIMO ALBERTO

 


   PERPETUA IGNICIÓN

 

Me gustaba tanto cuando hablábamos de amor

   y la distancia a nuestros cuerpos

      jugaba a lo próximo,

        a lo etéreo;

          a lo que jamás debe existir.

 

             Me gustaba tu voz,

                tanto en las mañanas de lluvia,

                 como por las tardes

                   y cuando el sol volvía a salir;

                    caminando hacia aquella dirección

                     donde sólo tú podías dirigirte.

 

                           Me gustaba cada hemisferio, 

                                                    cada sombra,

                                  cada sublunar momento,

                 que al contacto parecían tan reales.

 

Todo.

Me gustaba tanto.

                    Todo.

                                 

Que a la espera de un final

o escondrijo,

solo pude reconocer tan detestable rescoldo

                     que en perpetua ignición habita.

 

                                                      Máximo Alberto

 


APETENCIA

 

La apetencia

nos nutre

a la distancia

sin mostrar jamás resistencia alguna

ante aquello que siempre ha sido persistente fuego 

ante aquello que siempre se ha presentado como el antídoto de lo irremediable

tenue y colérica se presentará ante el más fuerte de los corazones con la intensión de aniquilar su más íntimo origen.

 

¿Pero qué tan difícil resulta el darse cuenta de lo plausible en el carnaval de lo mil veces presenciado, a quemarropa?

Demasiado… será la palabra en creciente lejanía, el auge de avivar el exilio,  

la pasión que nos cubre en virtual goce;

de aquellas tantas cosas innecesarias,

miserables, en demasía; 

mas, introducidas,

conformes,

paradigmáticas. 

 

                                                      Máximo Alberto

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*